ESTÁ PASANDO

No ha pasado nada desde el plebiscito del 25 de octubre y ya nos quieren cambiar las reglas.

El partido comunista se restó totalmente del acuerdo de paz y ahora quieren cambiar el quórum acordado.

No estuvieron en las conversaciones que buscaba calmar las manifestaciones y violencia ocurridas hace un año a raíz del estallido social, y ahora no les parece cómo se debe escribir la nueva constitución.

No sé si se habrán dado cuenta pero las elecciones del pasado 25 la gente eligió una nueva constitución con las reglas del juego ya claras: hoja en blanco y quórum de 2/3. ¿Quién les dijo que ahora lo pueden cambiar?

Democráticamente la gente optó por el apruebo con las reglas del juego ya claras e informadas, no puede ahora el partido comunista solo porque se le ocurrió o no les gustó, a cambiar algo que ya está listo.

¿Por qué no participaron del acuerdo de paz y negociaron ese tema? ¿Por qué ahora lo quieren cambiar a su conveniencia? Porque la excusa que genera mayor representatividad del órgano constituyente, yo al menos no lo creo.

El tema del tiempo tampoco, si creen que una constitución es llegar y escribir rápidamente, están muy equivocados. Requiere tiempo, análisis, acuerdos, no podemos jugar son las bases de nuestra institucionalidad, porque eso es la constitución.

Es como jugar carioca, ir perdiendo y cambiar las reglas a su favor. Esto no es así, no es un juego.

Espero que este proyecto no prospere, porque dudo que quienes votaron apruebo con las reglas ya establecidas, estén de acuerdo con este cambio a mitad de camino. No es para lo que se acordó y votó democráticamente.

¿No van a respetar lo que decidió la ciudadanía? Porque fueron ellos quienes estuvieron de acuerdo al momento de votar de la hoja en blanco y el quórum de 2/3, sino habrían rechazado la redacción de la nueva carta magna.

Invito a la diputada Camila Vallejos a ser más participativa en los acuerdos de los partidos, quizás así, respeta lo acordado y no viene después a tratar de imponer sus propias ideas.

Quizás también así logran avanzar en proyectos que realmente afectan hoy en día a la ciudadanía como la reforma previsional, la reforma a Carabineros, y tantos otros que están en el Congreso a la espera. Y también hacerse cargo de los acuerdos, ya que la semana pasada se pudo ver que luego de aplaudir el proyecto de rebaja de parlamentarios, la rechazaran y quedara archivada. ¿Muy consecuente no? ¿Será porque se dieron cuenta que no les conviene y las reglas del juego los desfavorecía?

Les propongo preocuparse de lo que realmente necesita la gente hoy y ahora, porque la gente los juzgará por eso. Dejen de lado sus propios intereses alguna vez y velen por quienes le dieron el voto para estar ahora en el Congreso legislando, que de eso han hecho bien poco.