ESTÁ PASANDO

Estudios realizados por científicos de la Universidad Austral de Chile (Uach) concluye que hasta el momento no hay muertes de cisnes de cuello negro atribuibles a los cambios detectados en el Santuario de la Naturaleza.

La información se dio a conocer en el marco de una reunión del directorio del Centro de Humedales (CEHUM) del río Cruces de la Uach, oportunidad donde se expusieron las investigaciones realizadas por un grupo de científicos en las últimas semanas.

El monitoreo detectó cambios en la presencia del luchecillo en algunas partes del humedal, así como en la coloración del agua, no obstante ello no habría  generado muertes de los cisnes que se alimentan de esta alga.

Así lo confirmó el director ejecutivo del CEHUM, Ignacio Rodríguez, quien explicó que fueron presentadas  las prospecciones realizadas durante las últimas 4 semanas y la evidencia recopilada a la fecha proveniente de diversas fuentes.

En este sentido podemos afirmar que notamos que la presencia de esta planta acuática en algunas partes del humedal se encuentra deteriorada y ausente, en cambio en otras se presenta en forma normal”, dijo.

Rodríguez enfatizó además que “hasta ahora la condición aparente de los cisnes de cuello negro es buena, sin cambios en relación con su peso; y la abundancia de éstos tiene flujos normales para la época del año”.

Respecto de las muertes de los cisnes, el científico recalcó  que la investigación permitió observar que la mortalidad de estas aves ha sido por ataques de lobos marinos u otras causas como colisiones en el tendido eléctrico y muerte natural.

Daniel Del Campo, seremi de Medio Ambiente, destacó que a raíz de los antecedentes aportados es necesario esclarecer las causas de este fenómeno.

Sin duda nos enfrentamos a un fenómeno frente al cual debemos actuar para entender mejor lo que está ocurriendo, y a partir de ello, ejercer todas las facultades que le entrega la ley a la institucionalidad ambiental. Lo importante ahora es esclarecer las causas del fenómeno lo antes posible, respetando la rigurosidad científica y actuando cuando sea pertinente”, apuntó.

Finalmente, todos los miembros del directorio acordaron intensificar el trabajo de investigación y la coordinación con los servicios públicos para llegar a las causas de este fenómeno lo antes posible.

 

By José Aedo

Administrador