ESTÁ PASANDO

Y aquí estamos otra vez, con cuarentenas y cientos de com unas en retroceso a fases que limitan la movilidad y que afectan directamente el comercio, gastronomía y turismo.

Valdivia está en cuarentena total, justo cuando apenas había logrado abrir sus locales y empezaban a intentar repuntar las pérdidas de la pandemia, y ya va casi un mes.

La Región Metropolitana que había logrado avanzar y abrir locales, también retrocede a Fase 2, golpeando también la economía de la región.

Y con todo esto, ¿Nos sabemos comportar realmente en tiempos de pandemia? Pues parece que no, y acá están las muestras claras que los únicos responsables somos nosotros.

Nos piden hacer cuarentena pero la gente sale igual de sus casas, y no a trabajar sino que por ejemplo a pasear. Nos dicen que el mejor remedio en estos momentos para cuidarnos del coronavirus son las mascarillas, pero las personas no las usan, no se tapan la nariz o dejan a sus hijos sin cubre bocas.

Cuando vamos al supermercado recalcan que vayamos idealmente solos, pero vamos con toda la familia. Nos exigen distanciamiento social, y aunque tengamos la señalética en el suelo marcada, no lo cumplimos. Insisto no sabemos comportarnos.

No debemos hacer fiestas, y por lo menos una o dos veces a la semana nos enteramos por las noticias de eventos clandestinos donde no se respeta ninguna sola medida.

La única real solución estará cuando exista una vacuna efectiva y esté a disposición de nosotros, mientras tanto tenemos que cuidarnos. Debemos obedecer las medidas que nos piden sino no lograremos avanzar y los únicos que perderemos seremos nosotros. Ya se han perdido demasiadas vidas como para que la gente no se dé cuenta de la gravedad de este asunto.

Nadie es inmune, nadie es inmortal, porque aunque no tengas síntomas, puedes tener el virus y contagiar al resto de tus seres queridos. Entonces ¿Nos ponemos las pilas de una vez por todas? Si no lo quiere hacer por usted, al menos piense en su familia.

Este no es el Gobierno quieren dejarnos encerrados en las casas, tiene un costo económico gigante, basta con ver el déficit fiscal en que se encuentra el país por los bonos y ayudas económicas que han tratado de entregar a las personas. No es el Gobierno evitando manifestaciones ni marchas ni similares, todo el mundo está sufriendo al igual que nosotros con este virus.

Europa esta con una segunda ola enorme, y nosotros estamos ad portas de tener una y no estamos tomando las precauciones para evitarlo.

Se viene el verano, usted decide: ir a la playa con la familia o su salud.