ESTÁ PASANDO

Valdivia lleva alrededor de 40 días en cuarentena y los comercios cada vez están más complicados económicamente para poder salir adelante. Además de contar con el nulo apoyo de las autoridades regionales, cada vez son menos los participantes del gremio que se logran mantener a flote.

El presidente de “Levantemos Valdivia”, Carlos López, en entrevista con Página14 habló sobre la situación que están viviendo los comercios en la ciudad y cómo se preparan para tomar una decisión similar a la ocurrida en Punta Arenas, donde los locatarios abrieron sus puertas con apoyo del alcalde para poder reactivar la economía.

Sobre esto último López comentó que el alcalde de Valdivia, Omar Sabat, les ha entregado apoyo y en conjunto han hecho llamados para que las autoridades regionales puedan entregarles una solución o espacio para que puedan trabajar.

“Nos sentimos discriminados ante las medidas de salud del Gobierno”, ya que han podido visualizar como grandes empresas “se están llevando una taja de las ventas de manera impresionante, porque a nosotros nos cierran por secretaría”.

Han analizado las distintas variable y han podido ser asesorados por estudios jurídicos para determinar qué paso y cómo abordarlo. Pero “lo que es peor es que vemos como si fuera un acto de maldad, cómo la autoridad sanitaria de Valdivia se ha dedicado incluso a perseguir minimarket de barrio”. Para ellos se “deberían empezar a educar a la gente” ya que desde marzo que comenzó la pandemia “no existe ninguna campaña que tenga por objeto decirle a la población la importancia del distanciamiento social, del uso de los elementos de protección personal, mucho menos la creación de protocolos”.

Se han reunido con le Intendente y distintos Seremi pero cada vez que se reúnen, “no hemos tenido la capacidad de lograr nada en ellos”. “Ellos vienen con una pauta resuelta” y a pesar que ellos estuvieron en la quinta mesa económica de desarrollo regional, donde Carlos intervino para discutir cuáles serían las medidas adoptarían para que “las miles de familias valdivianas que no vamos a poder abrir las puertas, cómo lo vamos hacer para subsistir”. Lo que genera preocupación ya que les piden quedarse en casa pero sin ningún tipo de ayuda.

Este gremio nació en octubre del 2020, y “éramos cerca de 200 locatarios” y actualmente quedan 85.

“No les importamos” a las autoridades y “no han tenido la capacidad de representarnos como ciudadanos”. El Estado no se ha dado cuenta que “si nosotros no trabajamos, no comemos”.

Ante esta situación, ellos han solicitado la “destitución de la Seremi Regina Barra”, ya que no “ha sido capaz de reunirse con nosotros” ni tampoco han podido comunicarse con ella. En todo el año sólo se han encontrado en una ocasión desde que comenzó la pandemia.

Durante el día de mañana, se reunirán con otros gremios para analizar la situación y tomar al determinación de abrir sus negocios en cuarentena.

 

Puedes escuchar la entrevista completa a continuación: