ESTÁ PASANDO

En fallo unánime, la Corte de Apelaciones de Valdivia declaró por terminado el contrato de arriendo de tierra indígena que particulares mantenían a orillas del lago Neltume en Panguipulli por espacio de 99 años.

Se trata de 3 hectáreas de terreno indígena que particulares mantenían en arriendo renovable por periodos iguales y sucesivos, por una renta anual de 84.000 pesos y que forman parte de la comunidad Juan Quintoman.

La sentencia judicial señala dicho contrato de arrendamiento solo buscaba encubrir una “verdadera enajenación” de la tierra. “Es una cuestión que bajo ningún concepto resulta tolerable a la luz de los principios y normas que regulan las relaciones jurídicas con los pueblos indígenas, y los deberes que para con ellos ha asumido el Estado de Chile”, señala.

De este modo, la Corte de Apelaciones, revocó la sentencia dictada por el Tribunal de Panguipulli en su oportunidad, por considerar  que la tierra es un elemento de la esencia del pueblo mapuche.

Lo dispuesto en el Convenio 169 de la O.I.T. norma de rango superior y por ende, de aplicación prioritaria en las relaciones entre indígenas y aquellos sujetos, que no lo son, cuyo es el caso”, sostiene el fallo.

Cabe indicar que esta sentencia viene a confirmar jurisprudencia reciente de la Corte Suprema que ha puesto fin a estos “contratos de arrendamiento”, por considerarla fraudulenta y de despojo de los indígenas sobre la propiedad de sus tierras.

 

By José Aedo

Administrador