ESTÁ PASANDO

En entrevista exclusiva con Página 14 el Médico y Secretario General del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, nos habló sobre las vacunas y la situación sanitaria del país.

¿Hay falta de información para que la gente pierda el temor a la vacuna?

Nuestro país tiene una historia súper rica y valiosa, referente al tema de vacuna. Nuestro país ha sido un ejemplo mundial en programas de vacunación exitoso y lo vemos todos los años con el programa de inmunización más completo del mundo con el tema de la influenza.

Con esta vacuna al ser una vacuna nueva, y el contexto mundial de desinformación, se crean muchos mitos y por eso, es que la información y todo lo relacionado en realidad tiene que ser súper cuidadoso y tiene que en general, surtir confianza en la población.

Más que falta de información, se genera una instancia donde se cuestiona firmemente la autoridad más que la vacuna en sí.

¿Cuál es la efectividad de las dosis?

Lo que hay que entender, dar a conocer y clarificar, es que la vacuna no ha demostrado que evite el contagio, sino que con el 95% se evita la enfermedad severa. Esto significa, que disminuye la posibilidad de fallecer o terminar hospitalizado. La vacuna no ha demostrado que prevenga el contagio.

Esto se daría de forma similar cuando hablamos de la influenza, ya que la dosis que nos inyectamos todos los años no previene la enfermedad, sino que ayuda a que no dé  de forma severa, por lo que el medicamento contra el COVID-19 haría un trabajo parecido. 

¿Hay alguna vacuna dentro de la historia que se haya generado en el mismo tiempo que la de ahora? 

No, esta es la primera vez. Aunque hay que entender los contexto, como que estamos frente a un problema mundial, tanto sanitario como política, y el tipo de vacuna, que aunque se logró en poco tiempo la tecnología utilizada se viene desarrollando de hace tiempo, por lo que se basa en conocimiento que se venía probando previamente.

¿Es recomendable considerando el contexto sanitario que la vacuna sea voluntaria? 

En sociedad occidentales, la obligación de este tipo de programa puedo afectar incluso que la gente se pueda inmunizar, por lo que es recomendable que se mantenga no obligatoria pero con fuertes campañas de información y adherencia, para que así sea mayor.

En general, el mensaje que hay que enviar, es que aunque sea una decisión personal finalmente esto pasa por la responsabilidad comunitaria que tiene cada persona dentro de la sociedad.

¿Las medidas sanitarias se deberían mantener una vez vacunados? 

Las medidas se deben mantener por todo el 2021 o hasta que el 80% de la población esté vacunado, debiendo ser cerca de 15 millones de personas.

Problemas con la disponibilidad de la vacuna es lo que no permite acelerar el proceso. Para entender mejor esto, a modo de ejemplo, las vacunas de la influenza se compran cerca de septiembre del año anterior para contar con todas las dosis.

Dependerá de la logística de Pfizer y de los otros laboratorios que se aprueben por el ISP, y en el mejor de los casos finales del 2021 podamos estar vacunando a la población y ver los beneficios para el 2022.

¿Hay algún problema o efecto secundarios que la gente se vacune contra la influenza y el COVID-19? 

No, al contrario. En general la enfermedad por COVID-19 en el contexto con influenza, es mucho más grave. Por lo tanto, estar vacunado ayudará a controlar mejor la enfermedad severa por COVID.

¿Cuál es el peligro para las personas alérgicas a medicamentos vacunarse contra el COVID-19? 

Todas las vacunas en general generan efectos secundarios, y afortunadamente los efectos secundarios descritos, en Pfizer y otras, son leves. De hecho en nuestro país no hay reportes de efectos secundarios severos, y a nivel mundial está dentro de los porcentajes esperables de todas las vacunas.

Se toman las precauciones principalmente en personas que han tenido alergias severas a medicamentos. Efectivamente están recomendadas porque el beneficio es mucho mayor al riesgo de vacunarse.

¿Se puede hablar de una segunda ola? 

Es una discusión un poco académica y poco práctica, porque nunca logramos bajar los casos de 1500, y al ver la segunda ola de Europa fue con muy pocos casos.

De los análisis que se pueden hacer, lo preocupante es que podamos tener un peak igual o superior a como estuvimos a mediados de julio del 2020, y es un escenario que se puede considerar con el aumento de los casos.

¿Qué otras vacunas están a la espera del ISP? 

Hay dos vacunas que están ad portas de ser masificadas, que faltan las aprobaciones de los órganos reguladores de la FDA o EMA, pero que se espera puedan ser aprobadas en las próximas semanas o pocos meses, siendo una de ella Oxford y Sinovac.

Finalmente recalcó la importancia de mantener los resguardos sanitarios ya que “la vacuna no va ayudar a controlar una segunda ola”, ya que como lo mencionó anteriormente los temas logísticos de los laboratorios y el proceso de aprobación de los órganos reguladores internacionales para luego ser revisados por el Instituto de Salud Pública, dificultarían que la población cuente con las dosis necesarias a la brevedad posible. 

En general en política de medicamentos siempre se espera que al menos una de las agencias, como el FDA de Estados Unidos o EMA de la Unión Europea, la aprueben para luego nuestro país ponerlas en práctica. “Esto sería lo más seguro para nuestro país”, destacó el profesional. 

Tal como se hizo con la vacuna de Pfizer, que tras ser aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) el ISP comenzó los trámites en nuestro país para su certificación. 

 

Puedes escuchar la entrevista completa acá: