ESTÁ PASANDO
Diego Muñoz, defensa de Deportes Valdivia

Diego Muñoz (22), está cerrando como titular esta temporada (tiene 13 partidos jugados en Primera B 2020) y sería titular este domingo ante Santa Cruz como visitante, en la última fecha del campeonato.

El equipo viene de lograr un buen triunfo ante Santiago Morning, tras cuatro derrotas consecutivas, pero su descenso a Segunda División ya está decretado.

“Es una sensación de dulce y agraz. Venimos, jugamos, ganamos y después uno va haciendo un análisis de todo lo que podría haber sido el año si los partidos se hubieran dado de la forma que se dieron el martes (ante el Chago). Viendo al equipo, cómo jugamos, vemos los partidos para atrás y creo que se podrían haber dado los 3 puntos en otros partidos, tal como se dieron ahora”, apunta el defensor, quien asume la magra campaña con autocrítica.

“Es un trabajo completo, de dirigencia, cuerpo técnico y jugadores. Pero al final los mayores responsables somos nosotros, que entramos a jugar fin de semana a fin de semana. Uno ve los partidos, empate éste, perdí al último minuto acá… y eran partidos absolutamente ganables, que nos podrían haber puesto en otra posición al final de torneo”, explica.

Sobre su rendimiento personal, Muñoz también lo aborda con mirada crítica: “Me he sentido bien, pero creo que podría haber sido un poco mejor mi año. Aunque terminar jugando es súper gratificante para mí, como jugador en mi carrera profesional, para poder seguir desempeñándome. Lo que necesita un jugador es rodaje y estos partidos, independientemente de que no se juegue nada, son súper importantes para uno”.

– Llevas tres temporadas en Valdivia. Antes hiciste cadetes en Colo-Colo y Católica, ¿cómo te sientes hoy como futbolista?
“La verdad es que bien. Venir a Valdivia y encontrarme con el fútbol profesional estas tres temporadas fue súper provechoso para mi carrera y para poder desempeñarme en lo que venga en el futuro. Espero encontrar un club en Primera y si no, tomar las ofertas que se me puedan presentar. Voy bien parado, con minutos jugados y con muchas ganas de hacerlo bien en el club en que esté”.

– ¿Es muy diferente el Diego Muñoz de las cadetes de Colo-Colo al de hoy?
“Sí, totalmente. A los 16 años me fui de Colo-Colo donde lo teníamos todo, pasé a Católica, otro aprendizaje donde también lo teníamos todo, y llego a Barnechea donde teníamos que remarla nosotros, lo mismo acá en Deportes Valdivia. Son experiencias que te llevan a ser el jugador y la persona que eres ahora”.

– ¿Cuál es la clave para jugar? ¿Cuál es el porcentaje entre talento y trabajo?
“La clave está en el trabajo, el esfuerzo, la perseverancia, aunque suene cliché. El talento es una parte pero no todos los talentosos llegan porque esto es más trabajo, disciplina, levantarse temprano, querer venir con ganas, independiente de las adversidades que se te puedan presentar en el camino. El talento corre cierta parte, pero no lo es todo… Trabajo y más trabajo, nada más”.

EL COLO, SU VIEJO ANHELO

– ¿Cuál es tu sueño?
“Mi sueño siempre ha sido llegar al primer equipo de Colo-Colo y poder jugar en el Monumental. Ese sigue siendo mi sueño y va a ser hasta que lo cumpla. Hasta el fin de mis días ese va a ser mi sueño”.

– Hay muchos jugadores que hacen la vuelta larga
“Si lo de Colo-Colo se da a los 45 o ahora a los 23 (N de R: los cumple en mayo) da igual (risas)… Siempre va a ser lo más gratificante para mí poder llegar a cumplir el objetivo que tengo en mente. Mientras tanto debo seguir desempeñándome en el fútbol profesional. Poder seguir ganando experiencia de los más veteranos y ojalá algún día se llegue a concretar mi sueño”.

– Eres fanático de Colo-Colo, ¿cómo has vivido la campaña de este año?
“Es difícil, más encima con lo de Valdivia: he tenido tanto preocupación allá como acá. Colo-Colo lo va sacar adelante, se sabe que no va a descender”.

– Ves los partidos de Colo-Colo, ¿no?
“¡Totalmente! Todos los partidos. Con mi clásico mate para acompañar el partido, sin cábala ni nada. Me gusta ver el partido y alentar nomás”.

– ¿Tienes algún referente en el fútbol?
“Veo harto fútbol y me gustan los centrales del fútbol nacional. Siempre me quedé con (Matías) Zaldivia, que ahora está lesionado, que podría ser un referente, es uno de los que más me gusta,. De afuera Raphael Varane y siempre tuve la inclinación por Vincent Kompany. Me gustaba el juego de él”.