ESTÁ PASANDO
Luis Marcoleta

Este domingo a las 10:00 de mañana termina la fase regular de la Primera B. Deportes Valdivia visita a Santa Cruz jugando solo por el honor. Pero en la parte de arriba de la tabla se juegan cosas decisivas. Con Ñublense ya como campeón, se disputarán los cupos para acceder a la Liguilla Final (entre el tercer y sexto equipo) cuyo ganador jugará la gran final con el sublíder, desde donde saldrá el segundo equipo ascendido.

Allí, Rangers (hoy 3° pero con el mismo puntaje que el 2°) tiene buenas posibilidades. El equipo de Talca es dirigido por un viejo conocido de Valdivia: Luis Marcoleta Yáñez, delantero del Torreón en 1988 y 1989 y hasta hoy goleador histórico del equipo en el fútbol estelar.

Página14.cl conversó con el experimentado DT, quien tiene un récord: Como entrenador ha logrado siete veces ascender de categoría.

– ¿Cómo recuerda su paso por Valdivia, donde es el goleador histórico y cuánto le debe en ese récord a los punteros Eric Lecaros y “Heidi” González? Además acá su vida cambió…
“Mi paso por Valdivia fue trascendental en todo sentido. Futbolísticamente Valdivia por primera vez estaba en Primera División y se hizo una campaña más que destacable, con una ciudad revolucionada y, obviamente, todo novedoso. Y en lo personal, tuve una gran campaña, donde en el año y medio que estuve en Valdivia -hasta el día de hoy- soy el goleador histórico… Y con grandes y gratísimos afectos de la gente valdiviana, del hincha valdiviano y de la comunidad, que siempre se ha portado muy buen conmigo. Y claro, para lograr ese objetivo, el tener dos punteros como Eric Lecaros y Pedro González fue relevante para mí y además Cleber da Rosa desde atrás, apoyando en el armado. Así que importante, con esos tremendos futbolistas y tremendas personas.
Y en el plano personal fue trascendental. Tuve la oportunidad de conocer al Señor en esa ciudad, algo que cambió mi vida espiritual y, sin lugar a dudas, que transformó mi vida positivamente. Estoy eternamente agradecido por todo lo que significa Valdivia para mí, en general”.

– ¿Cómo ve el momento actual de Deportes Valdivia y su descenso? Usted, siendo especialista en ascensos, ¿qué consejos le daría al club?
“El momento actual de Deportes Valdivia lo lamento mucho. Creo que en la administración anterior venían haciendo bien las cosas con mucho sacrificio, con mucho esfuerzo. Pero, sin lugar a dudas, a medida que esos esfuerzos eran válidos, se vio reflejado en ordenar la institución, en que Valdivia recuperara el profesionalismo y haciendo notables campañas también en la Primera B. La situación actual es para lamentarla. Creo que se hizo todo lo posible para descender… ¿Consejo? Es retomar -creo yo- lo que se venía haciendo, es reordenar al club en ese sentido, darle la orientación que corresponde, tener una política deportiva. Cosa que el club pueda retomar y no tener estos vaivenes, de estar cambiando tantos técnicos. Porque a la larga, el ejemplo está de que no es lo más conveniente, pero siempre deseando que Valdivia recupere el lugar que había tomado y lo estaba haciendo bastante bien”.

– Tras el ascenso de Ñublense, ¿cómo se perfila Rangers para el cierre del torneo y la Liguilla o la final?
“Nosotros, el primer objetivo que tenemos, es ascender y todavía está vigente. Queda una fecha y esperaremos, si quedamos en el segundo lugar, al ganador de la Liguilla o si nos toca participar de la Liguilla, trataremos de ganarla para jugar con el que está en el segundo lugar, que es más difícil. Pero en el fútbol no hay nada escrito. Más todavía en esta división, donde nadie y absolutamente nadie se puede dar por ganador ni perdedor. Está muy bonito el final, porque hay 6 ó 7 equipos con opciones de clasificar. Esperamos como Rangers tener un desempeño acorde a lo que hemos trabajo y planificado. Rangers durante más de 7 años que no tenía un rol tan protagónico. Tiene esta posibilidad y trataremos de darle esa satisfaccción a toda la hinchada y al directorio. Esperamos hacer las cosas como es nuestra costumbre, de estar siendo protagonista, peleando los primeros lugares y si Dios lo permite, logrando el ascenso, lo cual sería un logro notable para nosotros y, en lo personal, con otro ascenso en esta división. Así que, ¡vamos por ese ascenso!”.