ESTÁ PASANDO
Alonso Montecinos

A los 21 años, Alonso Montecinos (1,84 metros, 82 kilos) superó su propio record al atajar cuatro penales en un partido. Su registro anterior era de tres.

El golero de Provincial Ranco le dio la clasificación a su equipo a semifinales de Tercera A, tras vencer a Lota Schwager con él como figura. Años antes, en la Sub 15 de Unión Española, también en cuartos de final, avanzó ante Palestino en otra jornada de gloria.

Entremedio la historia ha tenido altibajos. Debió dejar Unión, pasó -sin jugar- por Lautaro de Buin y llegó a Provincial Ranco, donde tampoco las cosas han sido fáciles.

“En Unión yo tenía todo. Teníamos ropa sin problemas, no nos faltaba nada. Llegué a Lautaro y cambia la cosa. No es la misma realidad. No eran las mismas canchas, ni la misma ropa, por ejemplo. Y acá en Ranco estoy lejos de la familia; eso igual es complicado, pasar Año Nuevo y Navidad lejos. Por eso más que nada, ahí nos metimos en la cabeza que todos estamos haciendo un esfuerzo grande, dejando a la familia lejos y estar acá por un sueño, que es subir”, dice.

Se viene Limache y los unionistas están a dos juegos de lograr el pase a Segunda División.

“Después de la clasificación nos sentimos bien, estábamos todos felices porque sabíamos que podíamos lograr dar vuelta el resultado (habían caído 1-0 en Coronel). Quedó demostrado y todos dimos el 100 por ciento y pudimos sacar la tarea adelante. Ya después a mí en los penales me tocó y pude atajar los cuatro penales y hacer el mío. Fue algo como de locos. Igual era difícil de creer”, agrega.

ARQUERO, “ESCONDIDO” DE MAMÁ

Alonso Ignacio Montecinos Guajardo nació el 13 de mayo de 1999, en Quillota. Partió de niño a Santiago con su familia. Jugaba como todos “pero nunca fui arquero”, recuerda. Era delantero, anotando goles en los barrios de Macul y en su colegio.

“Mi mamá era siempre la que estaba metida en todo, me buscaba las pruebas, veía dónde había pruebas de jugadores. Me fui a probar a Católica de jugador y no quedé, de delantero. Después, al tiempo, me encontró una prueba en Unión a los 11 años, año 2010. La cosa es que fui con una mochila, pero no iba de arquero, iba de jugador. Y entonces justo en la mochila tenía unos guantes. Y ahí vi que estaban llamando a la gente y dicen: ‘¡Los arqueros!’… ¡Y había un puro arquero! Y yo de repente igual me ponía de arquero en mi casa o para jugar con los amigos. Vi que había miles de delanteros, así que me dije: ‘Nooooooo, está complicado’ (risas). Así que fui a buscar los guantes a la mochila, me guardé los guantes en la guata pa que mi mama no los viera, y me fui a poner allá en la fila. Ahí quedé como arquero altiro”.

Alonso Montecinos– ¿Cómo fue la experiencia en las divisiones inferiores de Unión Española?
“Jugué y también estuve en el plantel. Nunca fui citado pero tuve harto tiempo en entrenamientos con el primer equipo de Unión. Hay varias anécdotas ahí: Estuve con Pablo Aránguiz, que me cortó la ceja antes de irse a Estados Unidos. Me dejó un regalito (risas). Entrenando, quiso pasarme, se la quité y me pasó a llevar con el zapato, con la parte de atrás. Me hizo una herida”.

– Eres 1999, tal como Víctor Méndez. Carlos Palacios es 2000, pero coincidiste con él en juveniles
“Sí, jugamos juntos. Eran los más destacados. Carlos en la juvenil marcaba una diferencia muy grande, igual que Víctor. Eran muy buenos jugadores”.

– ¿Sentías que tenías que salir de Unión para jugar? Está Diego Sánchez, llevaron a Álvaro Salazar de suplente. Cristian Guerra se tuvo que ir a Palestino…
“Claro. Para mí era difícil porque siempre era como estar en mi zona de confort. Haber salido igual fue difícil. Estuve toda una vida ahí y fue complicado, pero a veces hay que salir y darse una vuelta más larga para salir y quizás volver más adelante.
Estuve hasta las juveniles en Unión y llegó un momento en que quise irme yo. No tenía muchas posibilidades la verdad, era Lautaro o irme al Chago. Igual fui y había quedado en el Chago, pero quise irme a Lautaro. Y ahí en Lautaro fui casi todos los partidos citados pero no jugué. Para mí no fue una muy linda experiencia haberme ido a Lautaro, la verdad”.

– ¿Cómo surgió lo de Provincial Ranco?
“Tenía un amigo aquí: Andrés Martínez, central, y también un amigo en Lautaro, Josué (Martínez), que conocía al técnico (Mauricio Benavides). Le dije que no me salía nada todavía, como no tenía partidos encima, venía sin jugar de Lautaro. Entonces igual se me hacía complicado que alguien me pudiera ver, pero Josué habló con el técnico y me dijeron que viniera una semana a prueba. Ahí quedé y me presentaron”.

“CLAUDIO BRAVO ES UN MODELO A SEGUIR. OJALÁ PODER LLEGAR A SER COMO ÉL”

Provincial RancoHoy Montecinos está focalizado en la llave con Deportes Limache. Falta aún para alcanzar el objetivo. El sábado a las 17:00 horas se juega la ida. El fin de semana siguiente, en La Unión, será la revancha.

“Supimos anoche nomás que nos tocaba Limache. Igual vimos partidos de todos los equipos, a todos teníamos que haberlos visto, entonces igual sabemos a lo que juega Limache. Desde hoy ya estamos preparando el partido”, cuenta.

– ¿Será más difícil que Lota Schwager?
“Yo creo que Lota era uno de los más complicados, era uno de los candidatos a subir. Jugaban muy bien y tenían buenos jugadores. Igual se notó porque nos costó bastante en algunos momentos. En la ida fue como un golpe el gol que nos hicieron a último minuto. Más encima de penal, como que todos quedamos golpeados. Yo salí mal del partido, pero después, en la semana, trabajamos bien y nos convencimos y nos metimos en la cabeza que lo podíamos dar vuelta, que podíamos revertir la situación”.

– ¿En la semana ensayaste penales?
“Pero pateé nomás, no atajé. Anduve bien, yo quería patear sí o sí. Es el primer penal que pateaba en mi carrera en todo caso. Nunca lo había hecho antes, ni en divisiones inferiores”.

– Más allá del ascenso, ¿cuál es tu sueño?
“Mi sueño es llegar a un club profesional y jugar en la U. Y que toda mi familia me pueda ver, es lo que todos quieren”.

– ¿Eres hincha de la U?
“Sí. Vi el clásico. Tienen que ponerle más ganas nomás (risas)”.

– ¿Cuál es tu referente como arquero?
“Claudio Bravo, Neuer y De Gea. Bravo es un modelo a seguir. Es una persona súper humilde, ojalá poder llegar a ser como él. Poder estar en la Selección y emigrar. Sería bonito”.

– ¿Cuánto de talento y cuánto de esfuerzo debe tener un futbolista?
“Yo creo que en el fútbol se necesita más que nada esfuerzo y dedicación. Y ser muy perseverante. Porque si no tenís nada de eso, es difícil. Por ejemplo, yo no jugaba de repente y no quería seguir jugando, pero tenía que esperar nomás que llegara el momento. De ahí, de a poco. El talento yo creo que es lo último, porque primero que todo tenís que esperar que te llegue la oportunidad… Y miles de cosas para poder llegar. Y de ahí mostrar ese talento”.

– Por último, ¿quieres que ante Limache se defina a penales?
“Nooooooo, quiero ganarlo en cancha, es lo único que quiero”.

– Ya pero, ¿ganarlo en cancha contigo tapando un penal de último minuto, por ejemplo?
“(Risas) Noooooo. Ahí sí que me consagro (risas)”.

Crédito fotos: Cedidas
Crédito foto Unión Española: Facebook/hispanosdecorazon