Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

La odontopediatra Francisca Díaz, parte del Cesfam Externo Valdivia (CEV), entregó recomendaciones para mantener la higiene dental en periodo de pandemia, y sobre todo bajar los desórdenes alimenticios que podrían tener consecuencias graves en la proliferación de caries en niños. ¿La clave? Bajar el consumo de azúcares.

Díaz explicó que “el desarrollo de las caries se produce principalmente por la interacción entre malos hábitos de alimentación y un alto consumo de azúcares durante el día, combinado con una deficiente higiene bucal”, explicaron las autoridades del centro de salud.

“Estos hábitos requieren de rutinas estructuradas de alimentación y de higiene posterior, por lo tanto, la pandemia, al alterar nuestros horarios, costumbres y al hacernos permanecer más tiempo en casa y muchas veces relajarse con los hábitos de alimentación e higiene, puede provocar la aparición y progresión de lesiones de caries”, aseguró la experta.

El azúcar es lo que produce las caries. Si no hay azúcar, no hay caries. Las bacterias metabolizan el azúcar de los alimentos que consumimos y van destruyendo los dientes”, añadió.

Los hábitos de alimentación que adquirimos en la infancia son los mismos que nos van a acompañar en la adultez. Las preferencias, por ejemplo, por las cosas dulces, se mantienen a lo largo de la vida. Por lo tanto, es un peligro para la salud bucal. Además, tener caries en los dientes temporales es el mejor predictor de la presencia de caries en dientes permanentes a futuro”, señaló.

Los alimentos cariogénicos son los que contienen azúcares libres y que van a desarrollar caries. Están identificados en los sellos “Alto en azucares”. También se puede observar el nivel en la etiqueta nutricional.

Además, los jugos naturales y la miel también incluyen azúcares. ¿Qué alimentos ayudan? “Las caries se pueden prevenir consumiendo algunos alimentos protectores como los lácteos que no tienen azúcar agregada. También sirven algunos tipos de frutos secos como el maní, almendras, nueces o avellanas. El queso también es un alimento protector. También los alimentos que no son cariogénicos nos ayudarán a mantener nuestros dientes saludables. Por ejemplo, las verduras en cualquier forma, las frutas en su estado natural y otras colaciones que también pueden ser saludables como el huevo”.