ESTÁ PASANDO

La Contraloría General de la República instruyó realizar un sumario administrativo al Servicio de Salud de Valdivia, debido al pago de arriendo de residencias sanitarias que, pese a estar disponibles, finalmente no fueron utilizadas.

Según información publicada por Diario Austral, esto surgió tras una auditoría ejecutada por la propia Contraloría a la habilitación de infraestructura de salud en medio de la pandemia por coronavirus, entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2020.

El centro de los cuestionamientos está en el pago por prestaciones no empleadas en las residencias Hostal Boutique Montepiedra de Valdivia, Apart Hotel Santa María de Valdivia y Sanatorio Santa Elisa de Mariquina.

El pago cuestionado asciende a un total de $193.135.570.

El Sanatorio Santa Elisa fue arrendado por dos meses para el uso de 90 camas, y solo se usaron ocho días/cama (0,14% de ocupación). De allí se generó un pago por “prestaciones no empleadas” por 104 millones de pesos. En los otros casos, los montos fueron de $38 millones (Boutique Montepiedra) y $50 millones (Santa María).

En su informa Contraloría pide “en lo sucesivo contar con criterios y técnicos para definir la cuantía y distribución de los inmuebles, procurando pagar montos sobre uso real, evitando incurrir en gastos por capacidad ociosa”.

Desde el Servicio de Salud de Valdivia señalan que “no existió ninguna irregularidad administrativa”.