Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO
Marta Kostyuk

El Abierto de Australia 2021 -uno de los cuatro Grand Slam del tenis- se disputará entre el 8 y el 21 de febrero. Pero para disputar el torneo en medio de la pandemia por Covid-19, 72 de los mejores tenistas del mundo han debido permanecer encerrados en sus habitaciones de hotel por 14 días, sin interacción humana, a modo de cuarentena.

Allí se han entrenado, pero también han sufrido con un sinfín de anécdotas, que van desde ratones en la pieza a “comidas de cartón”.

La número 28 del mundo, Yulia Putintseva, debió cambiar de habitación en Melbourne después de descubrir un ratón; animal que también pilló en su nuevo refugió. “La misma historia en una habitación diferente. Quería irme a dormir pero noooope! En realidad son muchos. Ni siquiera sólo uno en mi habitación ahora”, escribió la kazaja en redes sociales.

La ministra de servicios de emergencia de Victoria, Lisa Neville, respondió a las críticas: “Según tengo entendido, puede que los hayan alimentado”.

El ocho veces ganador del campeonato, Novak Djokovic, presentó una lista de propuestas que flexibilizarían las restricciones para las estrellas, incluyendo trasladar a los jugadores a casas con canchas, mejor comida y reducir el número de días en aislamiento.

Marta Kostyuk (78°), tenista ucraniana de 18 años, agregó: “Durante el día tengo ataques de pánico. La situación es tal que me senté en medio de la habitación y me puse a llorar porque quería salir al aire libre. Salvo esto, por lo demás estoy bien e intento estar ocupada todo el día con los entrenamientos”.

“Mi madre y mi entrenador están en la habitación de al lado, pero no tenemos puertas entre ambas habitaciones. No la puedo ver y por teléfono no puedo hablar con ella porque se va la conexión”, agregó quien se ve en la imagen superior, entrenándose en solitario.

El argentino Guido Pella, por su parte, se sumó a las críticas. “Imagínense que no nos limpian la habitación hace una semana, de milagro nos dan toallas y la comida es de cartón. Ni una hoja limpia pudimos conseguir”, escribió en sus RR.SS.