Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

El mandatario se encontraba aislado en su hogar luego que se detectara un caso positivo de parte de uno de sus trabajadores. Si bien ni él ni la primera dama presentaron síntomas, se activó el protocolo correspondiente.

Si bien Piñera se ha mantenido activo en las actividades de su Gobierno como la llegada de nuevas vacunas,  su intervención en “Cumbre Internacional de Adaptación Climática de la ONU”, la promulgación de la ley que sanciona como delito el uso, venta y fabricación de fuegos artificiales, tiene otras citas que lo esperan en su regreso oficial.

La primera de ellas será la reunión que tendrá con el presidente argentino, Alberto Fernández. La cita inicial estaba agendada para el 12 de enero, pero debido a que Piñera fue contacto estrecho de un caso COVID, se tuvo que suspender.

Adicionalmente, se está a la espera sobre el futuro del Ministro de Hacienda, Ignacio Briones, quien estaría esperando el regreso del mandatario para presentar su renuncia y adherirse a la carrera presidencial.

No se vendrían días fáciles para el Presidente Piñera, ya que la cartera de Briones, es una de las más importantes en estos momentos debido a la pandemia y la situación económica del país

Algo similar ocurre con la visita del mandatario argentino, con quien habían intentado reunirse en ocasiones anteriores pero por distintas razones, no fue posible. Fue en diciembre del 2019, cuando Fernández, dijo en una entrevista en América TV “Me acordaba días atrás, cuando recibí a las organizaciones de derechos humanos venezolanas, en 2013, cuando Maduro, después de una manifestación puso presas a 800 personas. Piñera metió presas a 2.500 y no pasa nada, nadie dice nada”. Por lo que el canciller Teodoro Ribera llamó a su par, Felipe Solá, para comentarle su “sorpresa” por los comentarios del presidente e indicarle “la conveniencia de no emitir opiniones sobre situación políticas interna de los respectivos países”, según publicó La Tercera.

A todo lo anterior, se incluye la situación de pandemia que vive nuestro país donde cada vez son menos las camas UCI disponibles, los casos de contagios siguen sobre los 4 mil y mientras se esperan nuevos cargamentos de vacunas de Pfizer y de la recientemente aprobada para su uso por el ISP, Sinovac.