Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

EL 2020 no sólo nos dejó una crisis económica por culpa de la pandemia, sino que también nos volvió a dejar una triste cifra de mujeres que fueron víctimas de femicidio.

58 mujeres murieron a manos de ex convivientes, parejas, cónyuges, ex parejas.

58 víctimas de la violencia de género.

58 femicidios.

¿Dónde está la justicia?

Escuchamos que proponen y proponen ideas pero las cifras no bajan.

58 asesinatos en 2020, más 3 suicidios que tras sufrir violencia de género no pudieron salir adelante o su victimario salió libre. Esto según datos del sitio nomasviolenciadegenero.cl, mientras que el Ministerio de la Mujer tiene un recuento de 43.

¿Qué está pasando? ¿Por qué siguen muriendo las mujeres a mano de hombres?

Hacen videos en silencio, crean una pulsera para protegerlas, pero nada es suficiente.

Las mujeres realizan denuncias, huyen de su victimario pero aún así las encuentran y son asesinadas. ¿Dónde está la red de protección?

Lamentamos nuevas muertes pero ¿Qué más estamos haciendo? ¿Cuándo realmente será suficiente?

Esta semana nuevamente se dio a conocer la muerte de una mujer a manos de la ex pareja de su sobrina, a quien estaba protegiendo cuando terminó la relación.

¿Cuándo diremos basta? Hacemos campañas lamentando las pérdidas de cada una de las víctimas, sus familias pidiendo justicia y es que parece que #NiUnaMenos se convirtió en algo habitual en nuestras vidas. Algo muy triste.

No Estamos Todas, los pañuelos y globos morados, las fotos de perfil en las distintas redes sociales, nos recuerda que el tema sigue latente, sigue sin solución, sin proteger, mientras nos lamentamos más y más muertes.

¿Les falló el Estado? Sí ¿Les falló la justicia? Sí. La verdad es que todos les hemos fallado a cada una de ellas. Cuando hacemos oídos sordos, cuando nos hacemos los ciegos, cuando simplemente optamos por ignorar lo que pasa a nuestro alrededor y después nos enteramos de la triste noticia. Sentimos la impotencia y las ganas de justicia pero ya es tarde.

¿Cuándo la última, será realmente la última? ¿Cuándo realmente diremos basta?

 

 

 

Fernanda Morales Band