ESTÁ PASANDO
Camila Royo de Fluvial

A dos meses de la pasada cuarta edición del Festival Fluvial, el evento más importante de la industria de la música en el país sigue sonando. Los showcases se pueden revivir, así como todos los paneles celebrados e incluso participando en la evaluación sobre la medición de la huella de carbono que dejó el Festival, para mejorar los índices de cara a la edición 2021.

El quinto capítulo de Fluvial ya tiene fecha: Será entre el 1 y el 4 de diciembre del 2021 ¿Formato presencial? ¿Solo vía online como 2020? Será una mezcla, aunque los detalles están por verse. Pero sea como fuere, el sello de Los Ríos sigue firme: En Fluvial todas las alternativas nos llevan a Roma. O, mejor dicho, a Valdivia.

La edición 2020 arrojó números importantes: participaron 170 delegados, con casi 400 reuniones y un estimado de US$ 1,6 millones que se movieron en la industria musical, para y desde Chile.

“Teníamos mucha incertidumbre respecto a lo que iba a pasar. Hasta último momento tuvimos muchas complicaciones con los permisos y la cuarentena. Teníamos un grado de vértigo muy grande, pero obviamente post Fluvial quedamos muy, muy, muy felices. Creemos que nuestros esfuerzos y todo el trabajo realizado tuvo sus frutos y logramos diferenciarnos un poco del resto de los festivales que hubo durante el año en pandemia. Logramos generar lazos súper importantes entre distintos pilares del Festival: Primeras naciones, sustentabilidad y generación de nuevas audiencias. Y realmente fue una experiencia que a todos nos cambió, porque también aprendimos a ver el Festival de otra manera, para los siguientes años. Tenemos más herramientas, ahora sabemos que podemos trabajar en cualquier formato y que el Festival funciona. La perspectiva que tuvimos post Festival es completamente positiva y, por lo mismo, ya estamos muy entusiasmados trabajando para nuestra versión 2021″, cuenta Camila Royo, productora ejecutiva de Fluvial, en entrevista con Página14.cl.

El evento ya es un clásico de Los Ríos. Son cinco años avanzados. ¿Qué sueños tienen ahora los organizadores? Responde Camila Royo:

“Fluvial siempre ha tenido el sueño y el plan de ser la mayor vitrina de música dentro de Latinoamérica o, al menos, estar a la altura de Festivales como el Fimpro (México) o el Primavera Sound (Barcelona, España), como ese tipo de Festivales que tienen una actividad de industria muy potente. Y en ese sentido estamos súper bien encaminados, como la vitrina que hasta el momento hemos tenido. La posibilidad de tener fondos internacionales, la posibilidad de generar vínculos muchos más potentes con otras delegaciones, con Canadá, Australia, Inglaterra y ahora tratando de fortalecer Sudamérica. Nos está abriendo muchas posibilidades de entrar a lo más alto de circuitos de Festivales de Música e Industria. Por ahí es que estamos encaminando todos nuestros esfuerzos”, agrega.

El enfoque internacional viene desde Chile. La relación de la música nacional con el mundo debe ser, necesariamente, con raíz genuina, auténtica. Con un sello propio y una potencia comunitaria. La industria, entonces, será una consecuencia del actuar en grupo.

“Nuestros sueños están muy ligados con que queremos seguir levantando la industria, queremos seguir haciendo que la forma en que se mira la industria de la música cambie, que se entienda lo importante que es la actividad de la industria para poder generar negocios rentables, ya sea en la música, ya sea en cualquier actividad propia de la industria creativa. Básicamente queremos expandir el Festival al máximo y, por lo mismo, estamos ya apuntando a fondos internacionales que nos permitan abrir nuestro presupuesto, nuestra caja y, en el fondo, también ir optando a distintas posibilidades. ¡Fomentar la industria creativa! Seguir generando y abriendo puertas para que artistas chilenos se den a conocer en el extranjero, y que generemos una actividad de industria lo más potente posible, para que nuestro Festival sirva de puente entre la música chilena y los compradores internacionales, o personas que estuvieran interesadas en tener en sus filas a algunas de las bandas que se presentan dentro del Festival”, sigue la abogada.

– ¿Por qué Fluvial sigue firme en Valdivia? ¿Qué le da la región al Festival?
“Siempre Fluvial estuvo pensado para emplazarse en la ciudad de Valdivia. A eso también debe su nombre: Fluvial. Creemos que es demasiado importante descentralizar el trabajo de la industria creativa, de la música desde Santiago. Valdivia es la que le entrega toda la cara de presentación al Festival. Emplazamos el Festuval ahí. No solamente es un Festival de Música e Industria, que ocurre a puertas cerradas o en una sala de conciertos, sino que hacemos que el Festival se incorpore a la ciudad. Entonces, más o menos, decimos que el Festival no es para Valdivia sino es con Valdivia. Y la idea es que la gente pueda disfrutar, que todos podamos participar, que podamos levantar el turismo, la gastronomía. Que se muestre Valdivia como una ciudad lo más amigable posible. Y, obviamente, los paisajes, la forma en que se vive la ciudad. No podríamos hacerlo en otra parte. O sea Fluvial, el 80% y todo lo que hacemos en el Fluvial está completamente ligado a la ciudad de Valdivia”.

Fluvial 2020, en particular, buscó plantear una mirada reflexiva sobre el rol de la música en las alertas sobre el calentamiento global, su poder convocante, los vínculos entre países, la digitalización de la industria y la importancia de los sonidos y culturas ancestrales.

Hubo música, claro, con más de 30 conciertos por streaming, paneles, mesas de trabajo, rondas de negocio y showcases con delegaciones provenientes desde Canadá, España, Rapa Nui, Biobio Creativo, Festival Chile Jazz y Rial Fest.

Pero también Fluvial es territorio. Está el objetivo de promoción y fortalecimiento de los artistas y la industria musical chilena, pero también apuntan a contribuir con una reflexión entorno al arte, las industrias creativas, la sociedad y el medio ambiente. Por eso es local, inclusive: Fluvial propone todo desde la identidad.

“Hemos logrado en cinco años articularnos con distintas áreas de la ciudad de Valdivia -explica Camila Royo-: El Centro de Estudios Medioambientales de la Universidad Austral, Sernatur de Los Ríos, el Centro de Creación Artística que pertenece a la Seremi de Educación. Y, asimismo, vamos durante todo el año generando vínculos y articulando nuestro trabajo en torno a la ciudad. Tenemos también colaboradores de todo tipo, gran parte de nuestros proveedores salen de Valdivia, entonces también logramos otorgar trabajo durante el Festival a muchas personas del rubro. No podríamos imaginarnos nuestro Festival en otro lugar de Chile. Fluvial es Valdivia y siempre, en el fondo, estamos tratando no solamente de potenciar la industria y la música sino que, además, todo lo que implica la ciudad de Valdivia”.

– Sobre la versión 2021: ¿Cuánto de presencial (si la pandemia lo permite) y cuánto de online proyectan tener? ¿Qué tendrá de distinción o nuevos objetivos respecto a años anteriores?
“De todas maneras estamos desde ya trabajando en un formato híbrido. Ya sabemos que tenemos las condiciones para poder -en caso de no poder hacer presencial- ya tenemos las herramientas y el formato para poder traspasarlo a una versión completamente online. Pero mientras tengamos la posibilidad de hacer presencial, de todas maneras vamos a apuntar a eso. Lo que sí, nos sirvió de mucho esta experiencia (2020) para saber que, la parte online, tiene sus pro y sus contra pero respecto de los pro hay cosas que son súper rescatables y que es la forma en que uno puede esparcir los contenidos.
No vamos a dejar de trabajar en ese formato, sin perjuicio que mientras más cosas presenciales podamos hacer, ya sea aumentar la cantidad de showcases o que mayor cantidad de personas vengan a Valdivia a disfrutar del Festival, de todas maneras lo vamos a hacer.
Estamos con todo este tiempo de anticipación ya a full, con todas las pilas puestas, para poder adelantarnos a todas las contingencias que nos pudieran ir surgiendo, ya sea de tipo pandémicas o de otro tipo”.