Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

En un verdadero dolor de cabeza se ha convertido la elección del nuevo entrenador de la Selección Chilena, tras la salida de Reinaldo Rueda.

Primero, el presidente de la ANFP, Pablo Milad, reconoció que su “Plan A” era Rafael Benítez, afamado técnico español que dejó su club en China pero estaba lejos -o lejísimos- del monto ofrecido.

Luego, el “Plan B” fue más desconocido. Los nombres surgieron de especulaciones, pero Juan Manuel Lillo corrió con ventaja. También comenzó a sonar -y eso sí fue reconocido por ANFP- el argentino Hernán Crespo, que aparentemente aún sigue en carrera.

Encima, Milad dijo a una radio en Coquimbo que “el viernes” estaría el nuevo nombre. Ese viernes era el pasado 29 de enero.

El asunto es que el “Plan C”, también confirmado por los dirigentes, era (o es) Matías Almeyda.

Pero Almeyda no logra desvincularse de su actual club, San José Earthquakes (¡”Los Terremotos de San José”!) de EE.UU. por una cláusula de salida de 3 millones de dólares, que se intenta rebajar.

La respuesta final de Almeyda, reporta El Mercurio, debiera llegar hoy. Aunque con cambio de horario de por medio ese “hoy” en Chile sería “mañana” en California.

En medio de todo, sí llegó a asumir sus funciones Francis Cagigao, español y director nacional de selecciones. Él encabeza la búsqueda del DT y ha debido activar el “Plan D”, conociendo a algunos técnicos chilenos.

Dentro de ellos, José Luis Sierra toma ventajas.