Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

El sitio Upso ha publicado una historia conmovedora -para la ciencia y el paciente- y que ocurrió en Estados Unidos: Un hombre que había sufrido un accidente automovilístico se realizó con éxito un trasplante de rostro y manos, siendo el primero de su tipo en el mundo.

En agosto de 2020 el joven fue operado en el Centro Médico Langone de Nueva York (NYU Langone Health, que también publicó la historia), donde se convirtió en el receptor del primer transplante de rostro y manos del mundo. Fue el mismo centro médico el que informó sobre el caso esta semana, al terminar el proceso de recuperación (el video de NYU Langone Health se puede ver aquí).

La vida de Joe Dimeo giró en 2018, cuando a sus 20 años y tras quedarse dormido al volante de su automóvil, chocó y se quemó su cuerpo, luego de una explosión en su auto: Quedó con quemaduras de tercer grado en casi el 80% de su cuerpo.

Dimeo se quedó sin párpados, orejas y perdió gran parte de sus dedos. Además quedó con cicatrices en su cara y cuello.

“Se han realizado con éxito más de cien trasplantes de manos y cerca de 50 trasplantes de cara. Así que, fundamentalmente, no había ninguna razón por la que no pudieran ocurrir juntos, con éxito”, dijo el doctor Eduardo Rodríguez, según consignó CNN.

La operación requirió 80 especialistas, divididos en seis equipos quirúrgicos y dos quirófanos contiguos, quienes removieron las manos y el tejido facial de un donante moribundo para reemplazarlas con prótesis impresas en 3D. Tuvieron que reemplazar 21 tendones, tres nervios principales, cinco vasos principales y dos huesos principales.

Al final -tal como en la película “Contracara”- a Joe Dimeo “le quitaron su rostro, para colocarle pequeñas placas en la barbilla para unir su nueva cara, y así luego unir los nervios y sus vasos sanguíneos para que transitara la sangre y poder sentir su nuevo tejido”, informa Upso.

Fueron 23 horas de cirugía a la que le siguieron 45 días en cuidados intensivos y casi dos meses de rehabilitación en el centro médico.

Crédito foto: Nyulangone