Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

Este martes Valdivia cumple 469 años y el Museo Austral invita a “Habitar la ciudad”, también como lema del “Álbum del mes” de febrero 2021, que realizan periódicamente buscando resaltar diversos enfoques de la Región de Los Ríos.

El Museo invita a una persona para que comente el material destacado. En febrero convocaron a Marisol Cumsille, poeta y cineasta (“La Sole” en su Café-Bar “La Última Frontera” de Valdivia).

“Amo la fotografía, a través de ellas podemos vislumbrar el mundo que ya no está, que estuvo antes que nosotros, que se fue y tal vez del cual no podríamos ser testigos, si no existiera esta memoria. Miro la primera fotografía; una imagen impensada hoy; un primate encadenado sobre un auto, seguro anunciando un circo rodeado de niños que están vestidos con chaquetas de vestir igual que los adultos, las mujeres con vestidos y una niña con ropita blanca afuera de la tienda Llorente. Supongamos que estoy ahí, el auto se va con su exhibición hacia la calle Picarte, me doy vuelta y cruzo a la plaza con dos filas de frondosos árboles, ahí están sus habitantes a la sombra de sus hojas, sobre todo madres con sus niños, pocos hombres en unos bancos que hoy parecen tan frágiles y está la glorieta, igual a como luce hoy”, señala en el Facebook del Museo donde comenta diversas imágenes de la ciudad.

“Vuelvo al 2021, transito por una ciudad vacía, casi sin personas, casi sin autos, esto me pone en una extraña confluencia de emociones. Bajo hacia la costanera, me estaciono, parece una ciudad sin humanos, solo los pájaros y los lobos de mar habitan este territorio. Que contraste con la costanera antigua, de regatas en el río que cruza la ciudad, mucho público y con sombrero en la más antigua. Todas las muchachas con lindos vestidos, no se usaban pantalones aún. Que bonito pensar que esa vocación fluvial aún existe, a pesar de todo, que con otras vestimentas y otras costumbres los habitantes de la ciudad aún acuden a las regatas a alentar al club de sus pasiones, a pasear por su orillas, a comprar a la feria. Lo único permanente hoy, son los piqueros prohibidos que aún persisten pesar de la pandemia. Ya volverán todos me digo, los que obedecen y los que porfían. Es una buena idea preservar lo que queda, que esos lugares ocupados por farmacias o tiendas de retail, sean recuperadas en su esplendor. Por la memoria”, añade.