ESTÁ PASANDO

La candidata de Revolución Democrática, toma la posta de su padre, Carlos, quien anteriormente había peleado por la alcaldía de Valdivia contra el actual edil, a quien buscará derrotar en las elecciones de abril.

En entrevista exclusiva con Página14, Carla Amtmann conversó sobre sus motivaciones, desafíos y propuestas para la capital regional.

Tu papá anteriormente había participado como candidato contra Omar Sabat ¿cómo ves este desafío para ti por la alcaldía de valdivia?

Nos hemos preparado mucho para esto, porque dirigir un municipio es hacerse cargo de una gran casa, del hogar de todos y todas, y hay que tomarlo con mucha responsabilidad, profesionalismo y mucho trabajo. Y claramente, además de los desafíos normales que tiene el asumir, el querer llegar a ser alcaldesa, tiene para mi otros desafíos adicionales por el hecho de ser mujer.

La política hay que cambiarla de forma y fondo, y henos venido a eso. A veces uno siente que rema a contracorriente, pero al final del día cuando uno ve los resultados y se visualiza cada vez más cerca de la posibilidad de construir una comuna más amable, más cercana, una comuna que cuide, que sea participativa, una comuna que prospere, uno dice “uf” vale la pena todo el sacrificio sin duda, y toda la entrega que esto implica.

¿Cuáles son tus propuestas? 

Tenemos un programa que hemos construido participativamente con muchos y muchas por más de un año. Se realizaron más de 40 encuentros ciudadanos y muchas reuniones y entrevistas con expertos, para llegar a tener un programa con 15 ejes prioritarios y más de 160 medidas.

El foco central para nosotros es entregar un horizonte a Valdivia. Creemos que no sabe hacia donde camina, y tenemos que tener una meta colectiva hacia donde avanzar. Creemos que nuestra comuna debe vivir del turismo, y ser la puerta de entrada al turismo patagónico, que se transforme en la visita obligada de cientos de miles de turistas, y un punto de reconocimiento internacional. Y que eso se logre en base a nuestras potencialidades, nuestro entorno natural, nuestros productores locales, nuestra identidad cultural.

Sacarle provecho al turismo fluvial, al turismo de la naturaleza, de evento y a la industria creativa. Todo esto además, generando un sistema virtuoso para que tengamos más y mejores empleos, además tenemos un enfoque puesto en el bienestar de los barrios. Es ahí donde uno hace su vida, y por tanto es ahí donde deben encontrarse de manera armónica todas las políticas de salud, educación, cultura y deporte.

Pensamos y queremos, y tenemos medidas pensadas en una ciudad inclusiva para todos y todas, una ciudad que cuide, que proteja, que prospere uniendo todas nuestras potencialidad, zonas rurales y urbanas, y que nadie ni nada se quede atrás.

¿Qué te motivó a ir de candidata? 

Yo diría que el amor a Valdivia y a mi hija, y la certeza que nuestra comuna puede dar mucho más. Yo nací y me crié aquí. Cada calle, cada espacio tiene un significado y quiero que sea un mejor lugar porque se que sí se puede. Creo además, humildemente tener las competencias de liderar equipos y de contar con una tremenda red de personas muy potente con disposición a dar lo mejor por esta comuna porque la aman igual que yo.

Creo además, que los cambios para un país más justo, algo que todos y todas queremos, parten desde abajo desde los territorios, desde las comunas y siempre he querido contribuir a un mejor país, y que mejor que hacerlo entonces desde el lugar que amo.

¿Cuál es la gran diferencia entre tu y Omar Sabat? 

Creo que las diferencias están a la vista, y será la ciudadanía de manera libre el 11 de abril que decidirá que tipo de gestión municipal prefiere. Yo solo diría que si queremos que las cosas cambien, no podemos seguir haciendo lo mismo.