ESTÁ PASANDO

Este jueves se reanudó la búsqueda de Juan Pablo Mohr y los otros dos montañistas desaparecidos en el K2, del Himalayas, la segunda montaña más alta del mundo.

Las labores se habían suspendido el martes por las adversas condiciones climáticas. Hoy se retomaron con trabajos del ejército pakistaní (el K2 está en su frontera) y expertos del Club Alpino de Pakistán.

El viernes fue el último reporte del trío de escaladores. Estaban en el “cuello de botella” del K2, a solo 300 metros de la cumbre, pero con condiciones complejas.

La familia de los tres deportistas siguen aferradas a encontrarlos: “El hecho de que no hayan sido encontrados todavía podría ser porque hayan construido una cueva de hielo o refugio, y si tenían suficiente gas para derretir agua, podrían extender su supervivencia, pero depende de cuánto hayan conseguido descender en la montaña”.

En un comunicado, los familiares pidieron seguir con las pesquisas.

También se ha ocupado tecnología de punta. La Agencia Espacial de Islandia colabora en la operación de rescate con tecnología SAR (radar de apertura sintética), que “cubre cada pulgada de las elevaciones más altas de esta montaña, a pesar del mal tiempo”.