Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO
https://twitter.com/Cruzados

Universidad Católica se convirtió anoche en tricampeón del fútbol chileno, bajando su 15a estrella. El equipo cruzado (con 15 de 27 futbolistas formados en sus divisiones inferiores) repitió lo de Magallanes (1933, 1934 y 1935) y Colo-Colo (1989, 1990, 1991).

También se recuerda a Colo-Colo (cuatro copas entre 2006-2007) y Universidad de Chile (tres en 2011-2012), pero eso fue cuando había dos torneos por año. Lo de la UC 2018-2019 y 2020 es monumental y lo mete en la historia grande.

El equipo universitario forjó su leyenda desde 1949, cuando bajó su primera estrella con Serjio (así se escribe) Livingstone en el arco, Manuel “Pichanga” Arriagada como defensa, Andrés Prieto en delantera y la conducción de José Manuel Moreno, el “Charro”, argentino, para muchos el mejor jugador extranjero que ha pasado por el país.

La dirección técnica era de Alberto Buccicardi, que al año siguiente tomó el mando de la Selección, vistió a los cruzados de rojo, y disputó el Mundial de Brasil 1950.

Católica repetiría en 1954 (con un excombatiente de la Segunda Guerra Mundial como DT, el inglés William Burnikel), y sería protagonista en los 60, con los títulos de 1961 (dirigidos por el trasandino Mocciola, con Tito Fouillioux como figura) y 1966 (DT Luis Vidal e Ignacio Prieto con Fullú como eje).

La historia universitaria decayó en los 70. En 1973 el equipo descendió (otra vez) a Segunda División, pero ya en 1984 y 1987 volvieron los títulos, con Nacho Prieto ahora como DT y un equipo, el del 87, que tenía solo jugadores chilenos, con Osvaldo Hurtado como líder y la banda de Raimundo Tupper (símbolo cruzado, fallecido tan joven), Olmos, Lepe y compañía.

En 1993 la Católica llegó a la final de la Copa Libertadores. Un preámbulo a dos subcampeonatos de la mano de Pellegrini. En 1997 Fernando Carvallo como DT y el Beto Acosta de 9 terminaron con la sequía de copas.

La UC volvió a brillar en 2002 con Juvenal Olmos y en 2005 con Jorge Pellicer, hasta rematar la década con el título 2010 con Juan Antonio Pizzi en el banco. Y con figuras para regalar en la primera década del siglo: Norambuena, Álvarez, Quinteros, Toselli y compañía.

En el último lustro, la UC ganó más que nadie. En 2016 triunfó en los dos torneos del año, con Mario Salas como entrenador y ya desde 2018 no paró más, y en campeonatos largos, con Beñat San José, Gustavo Quinteros y Ariel Holan. Y Nico Castillo y muchos de los que hoy siguen festejando, con José Pedro Fuenzalida con llave para la sala de honor máxima de la historia cruzada.

¿Qué viene ahora? El deseo natural de sus hinchas: Escalar en la Copa Libertadores. Lo más lejos que llegó después del 93, fueron los cuartos de final de 1997 y 2011. Y además, soñar con el tetracampeonato chileno.

Nada fácil… Pero la UC de los tiempos modernos ha sabido romper récord, con deseo de triunfar.

Crédito foto: Cruzados