ESTÁ PASANDO

El montañista chileno Juan Pablo Mohr cumple una semana extraviado en el K2 de los Himalayas, la segunda montaña más alta del mundo, ubicada en la frontera de Pakistán.

La búsqueda sigue, cuando el tiempo lo permite, pero cada día que pasa hace más improbable la empresa. Aunque todos esperan que Mohr y los otros dos montañistas extraviados hayan construido una “cueva de nieve” y estén a la espera.

Su familia viajará a Asia para “saber de primera fuente lo que está pasando”.

“Vamos a su encuentro. Necesitamos puro optimismo”, dijo el primo de Mohr, Federico Scheuch, al diario El Mercurio.

El K2, conocida como “la montaña salvaje”, tiene unas complejas condiciones. En invierno la temperatura puede alcanzar los -50 grados y vientos de 90 kilómetros por hora.

Mohr -también arquitecto y que había ascendido antes los montes Annapurna, Manaslu, Lhotse y Dhaulagiri y el Everest, entre los más difíciles- se extravió junto a otros dos alpinistas: Muhammad Ali Sadpara y John Snorri. Hubo otros deportistas que participaban de la expedición pero volvieron antes al campamento base, como Tamara Lunger (en la foto con Mohr).

“Vamos a agotar todos los recursos para rescartarlos”, dijo a El Mercurio Federico Scheuch, antes de partir con otro amigo a Pakistán.

Crédito foto: Instagram.com/tamaralunger/