Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
ESTÁ PASANDO

El tribunal de La Haya, en Holanda, ordenó hoy al Gobierno levantar el toque de queda por Covid-19, luego de una intensa polémica que provocó los peores disturbios en los Países Bajos en décadas.

El dictamen señala que las autoridades habían abusado de los poderes de emergencia destinados a crisis más peligrosas, como la ruptura de un dique, pues la del coronavirus “no se trata de una emergencia aguda”, y la medida se tomó “sobre bases legales equivocadas”.

El toque de queda “se tiene que levantar de inmediato” pues se considera una violación de “gran alcance” para las libertades ciudadanas, aunque el Gobierno ya anunció que apelará a la sentencia.

La denuncia la había presentado la Fundación Virus Waarheid, quienes reaccionaron: “Ir a los tribunales y estar en desacuerdo son valores democráticos”.

“El toque de queda no implicaba la emergencia especial requerida para poder hacer uso de una ley especial. Prueba de ello es el hecho de que antes de la introducción del toque de queda, se había debatido la posibilidad de introducirlo con más frecuencia”, dictaminó el juez neerlandés.

“El toque de queda es una violación de gran alcance del derecho a la libertad de movimiento y la privacidad. Limita el derecho a la libertad de reunión y manifestación. Esto requiere un proceso de toma de decisiones muy cuidadoso”, añadió el Tribunal.

Por su parte, el Gobierno saliente de Mark Rutte tiene previsto solicitar esta tarde un “recurso urgente”, confirmó la televisión neerlandesa NOS.

El toque de queda en Holanda comenzó el 23 de enero, todos los días de la semana desde las 21:00 horas a las 4:30 horas del día siguiente. En principio, debe estar en vigor hasta la noche del 2 al 3 de marzo.

Todo esto se da en medio de una crisis política en Holanda, donde se vive “el mayor escándalo político y administrativo”, según varios analistas, luego de que miles de familias -en su mayoría de origen turco y marroquí- fueron víctimas de falsas acusaciones de fraude y fueron obligados a devolver a Hacienda hasta 100.000 euros en un corto plazo, por lo que muchas familias perdieron casas o se tuvieron que endeudar so pena de cárcel.

Mark Rutte, acusado de discriminación racial, dimitió y gobernará hasta las elecciones del próximo 17 de marzo.