ESTÁ PASANDO

Carabineros detuvo a siete personas por su eventual participación en la muerte de Emilia Herrera, mujer de una comunidad mapuche baleada en el condominio Riñimapu, ubicado en el sector desagüe del Riñihue, cerca de Panguipulli.

Tres de ellos quedaron con prisión preventiva al menos hasta mañana. Los otros cuatro, fueron formalizados y con arresto domiciliario parcial.

El hecho se dio tras confusos incidentes que están siendo investigados. El tribunal dispuso un plazo de 120 días para aclarar lo sucedido.

Detectives de la Brigada de Homicidios y del Laboratorio de Criminalística Regional Valdivia investigan la muerte. El comisario Rodrigo Morales, jefe de la brigada de homicidios Valdivia de la PDI señaló que “nos encontramos trabajando en el sitio del suceso por homicidio con arma de fuego. Estamos recabando diversos tipos de evidencia que nos permita reconstruir la dinámica de cómo sucedieron los hechos”.

Lo cierto es que una casa, un quincho y la caseta de acceso al condomonio Riñimapu fueron quemadas. Hasta ese lugar habría llegado un grupo de personas que habrían generado intencionalmente el incendio. Luego, aparentemente, los guardias contratados por el condominio le habrían disparado a Emilia Herrera, dándole muerte.

Los habitantes del condominio y grupos como “APRA Araucanía” publicaron que lo sucedido es un “atentado terrorista incendiario, antecedido de toma violenta e ilegal”, mientras la comunidad mapuche “Lof Llazcawe” describe lo sucedido como “asesinato por parte de los guardias sicarios del condominio en contexto de recuperación de tierras”.

La comunidad confirmó que Emilia Herrera era integrante de su grupo. La madre de la joven fallecida, Denisse Obrecht, a quien no le permitieron ver el cuerpo de su hija en el Servicio Médico Legal, pidió: “No hay que criminalizar a mi hija ni a la comunidad mapuche”.