ESTÁ PASANDO
Mohr https://www.instagram.com/jp.mohr/

Este jueves el Gobierno de Pakistán confirmó una noticia lamentable pero esperada en los últimos días. Tras 13 días desde que el montañista chileno Juan Pablo Mohr, junto al islandés John Snorri y el paquistaní Ali Sadpara desaparecieran en medio de su expedición en el monte K2, del Himalayas, la búsqueda se dio por finalizada, declarando a los tres deportistas como fallecidos.

“Hemos llegado a la conclusión de que los escaladores ya no están en este mundo”, dijo el ministro de Turismo de Pakistán, Raja Nasir Ali Khan, con la venia del ejército de Pakistán y las familias de los tres alpinistas.

Pakistán es uno de los países que tiene potestad en la segunda montaña más alta del mundo, tras el Everest.

“Yo, junto con varios otros montañistas internacionales, tengo la firme convicción de que ocurrió un accidente en su camino de regreso después de haber alcanzado la cima del K2. En este momento de inmenso dolor, el apoyo y el amor de los paquistaníes ha sido una fuente de gran aliento. Pakistán ha perdido a un héroe nacional patriota”, dijo Sajid Sadpara, hijo de Ali Sadpara.

Ayer, Federico Scheuch (primo de Juan Pablo Mohr) y Juan Pablo Diban (amigo del alpinista chileno) -quienes habían viajado hace 5 días a Asia para ver en terreno la empresa de búsqueda- se unieron a la montañista Tamara Lunger, que participó de la misma expedición donde se extraviaron sus tres compañeros (ella regresó al campamento base antes), y realizaron un ritual de despedida de Juan Pablo Mohr (ver nota aquí).

“Se ha hecho todo lo posible, pero la montaña manda”, habían dicho los cercanos a Juan Pablo Mohr.