ESTÁ PASANDO

Desafiando el frío, Fran Goldman, se puso sus botas, tomó sus bastones de trekking y camino ida y vuelta para recibir la dosis contra el coronavirus en Seattle.

Tras varios intentos de conseguir una cita para recibir la primera dosis contra el covid-19, cuando lo consiguió el domingo pasado no dudo en acudir a pesar de mal tiempo, contó al diario Seattle Times.

La nieve que había caído sobre la ciudad hacía imposible asistir en automóvil, por ende no le quedó otra que caminar los 5 kilómetros que la separaban de la clínica donde recibiría la vacuna, para luego caminar otros 5 para retornar a su hogar.

Goldman dijo al diario “no fue fácil, fue un desafío”. Incluso el año anterior había sido operada por un reemplazo de cadera.

El miércoles le comentó al programa Today que “caminé bastante lento”, y aunque llegó con 5 minutos de retraso logró su objetivo.

Su hija Ruth Goldman, comentó al Seattle Times que “ella es verdaderamente admirable y tiene esa mentalidad que la impulsa a no dejarse ganar por la adversidad”