Página 14

Plantar árboles, una Solución basada en la Naturaleza (SbN). ¡Hacia el carbono negativo!

En el ámbito del Desarrollo Sustentable y el Cambio Climático estos últimos años, nace un nuevo concepto denominado Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN), el que ha sido adoptado por instituciones tales como las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (EU) y el Banco Mundial (BM). Aparentemente, la sociedad comienza a ver que necesitamos a la naturaleza para ayudarnos a encontrar soluciones para nuestros mayores problemas, tanto ecológicos, sociales como económicos, ¡ya no es posible evitarlo!

¿Qué son las Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN)?

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) las define como “Acciones para proteger, gestionar de manera sostenible y restaurar ecosistemas naturales o modificados, que abordan los desafíos sociales de manera eficaz y adaptativa, proporcionando simultáneamente beneficios para el bienestar humano y la biodiversidad” (Figura Nº 1).

El Banco Mundial se refiere a las Soluciones basadas en la Naturaleza en su informe de abril de 2019 como “un enfoque rentable para el riesgo de desastres y la gestión de los recursos hídricos”.

La Comisión Europea dice que “están diseñadas para traer más naturaleza y características y procesos naturales a las ciudades, paisajes terrestres y paisajes marinos. Estas soluciones innovadoras también apoyan el crecimiento económico, crean empleos y mejoran nuestro bienestar”.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo publicó en octubre de 2019 su punto de vista sobre las Soluciones basadas en la Naturaleza, indicando que “Proporcionan un marco para que los gobiernos identifiquen posibles SbN con el objetivo de mejorar su acción de mitigación y adaptación climática de una manera rentable y con múltiples beneficios”.

En agosto de 2019, la Cumbre de Acción Climática de la ONU publicó su manifiesto sobre Soluciones basadas en la Naturaleza.

Figura N° 1.

Vínculos entre los Principios de la UICN y los criterios del estándar para SbN.

Plantar árboles

La evidencia científica es muy clara sobre el hecho de que cultivar los árboles adecuados en los lugares correctos es una de las acciones más rentables para aumentar los sumideros de carbono, mejorar el ciclo del agua, proteger el suelo y mantener la biodiversidad e incluso mejorarla (2). Esta definición no es excluyente, es decir se pueden plantar tanto especies nativas como exóticas.

El Dr. Bronson Griscom (3), director senior de Natural Climate Solutions of The Nature Conservancy, en el 2017, destaca el hecho de que, de todas las posibles soluciones de mitigación basadas en la naturaleza, la forestación y la reforestación presentan el mayor potencial para eliminar el dióxido de carbono atmosférico

Los programas de cultivo de árboles también son fundamentales para aumentar la provisión sostenible de madera, como base de una nueva bioeconomía circular que apoye la creación de empleo en zonas rurales y reduzca las emisiones derivadas del carbono en sectores industriales como los de los fabricantes de plástico, hormigón (concreto) y acero, que actualmente dependen por completo de materiales no renovables. Es evidente que plantar árboles no debe verse como la solución simple y única que algunos promueven, pero no olvidemos que es una acción estratégica necesaria para mitigar y adaptarse al cambio climático, potenciar la biodiversidad y proporcionar los empleos y recursos renovables para una economía regenerativa que pueda prosperar en armonía con la naturaleza.

En otro informe científico (4) llevado a cabo por el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) en colaboración con la Universidad de Melbourne de Australia, que tenía por objeto brindar una base más sólida para evaluar la contribución de los bosques plantados sobre los servicios ecosistémicos, propone un marco para determinar los beneficios en materia de bienestar asociado a los bosques plantados.

En este trabajo (4) demuestran que las plantaciones pueden brindar servicios ecosistémicos y que es posible evaluar esos beneficios utilizando un enfoque sencillo. Esto permitirá una mejor comprensión sobre la capacidad que tienen diversos tipos de bosques plantados de brindar servicios, como madera, calidad del agua, secuestro de carbono o beneficios en materia de hábitat, y su contribución a las metas de restauración del paisaje forestal.

Además, el estudio concluye que los bosques plantados pueden tener un mejor desempeño que la agricultura y las pasturas en casi todos los servicios ecosistémicos evaluados. En comparación con los bosques naturales, los plantados suelen tener una producción maderera y un secuestro de carbono más elevado.

Dichos autores (4) sostienen que “Al aumentar el área de plantaciones para la producción maderera en tierras degradadas podemos reducir la presión sobre la deforestación y degradación de bosques naturales”, y “La población humana está aumentando y las personas están pudiendo adquirir más bienes. La demanda de productos forestales está aumentando. En consecuencia, necesitamos un lugar para satisfacer esas demandas”, afirma. “Y si no se dispone de plantaciones, los bosques naturales serán talados de forma más extensiva”.

De acuerdo a estos resultados científicos, tenemos una necesidad urgente de ampliar el diálogo técnico para formar la base de programas nacionales integrales de plantación de árboles, como parte de las estrategias de gestión y restauración sostenible de ecosistemas en el largo plazo.

Por último, se dispone de una serie de acuerdos internacionales que permiten establecer marcos de políticas vigentes para hacer las bajadas locales, gracias a la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, el Desafío de Bonn, Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), además de las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2).

Cambio Climático

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, declaró 2021 como “el año para reconciliar a la humanidad con la naturaleza”, destacó tanto la necesidad de alcanzar una cifra neta de cero emisiones de carbono para 2050, como de proporcionar un financiamiento adecuado para adaptarse a los efectos del cambio climático, con episodios cada vez más frecuentes y graves de sequías, inundaciones e incendios.

La CRISIS ambiental provocada por el cambio climático (Figura Nº 2) se resuelve mediante Soluciones basadas en la Naturaleza. La meta mundial para el 2050 es reducir a cero las emisiones de gases efecto invernadero, es decir, pasar de 51 billones de toneladas a cero.

Chile, a través del Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura, ha determinado como meta intermedia al 2030 la denominada Contribución Nacional Determinada del sector Forestal (5):

BOSQUES

RESTAURACIÓN

Además, el sector forestal chileno se ha comprometido con siete objetivos específicos

1.- Valorar el aporte de la diversidad productiva agrícola y forestal en la adaptación y mitigación al cambio climático.

2.- Fomentar iniciativas enfocadas a evitar y/o disminuir la deforestación y la degradación de los recursos vegetacionales.

3.- Fomentar el manejo forestal sostenible del bosque nativo, orientándose hacia la producción de bienes y servicios ecosistémicos, conservación de la naturaleza y las necesidades de las comunidades locales.

4.- Fomentar la conservación de los recursos vegetacionales nativos (bosques y formaciones xerofíticas) y humedales.

5.- Potenciar iniciativas que aumenten la creación de bosques y la cobertura permanente de recursos vegetacionales en zonas prioritarias de restauración a escala de paisajes, aumentando la resiliencia y disminuyendo la vulnerabilidad de comunidades y territorios.

6.- Promover la participación en el diseño de las acciones y políticas con enfoque de género y con énfasis en las comunidades locales y pueblos originarios, considerando el respeto por los derechos de las personas y su acervo cultural.

7.- Fortalecer la Gobernanza del Sector Forestal

Figura N°2.

Eventos que afectan la supervivencia humana en el planeta.

 

Las SbN imponen un gran esfuerzo y dedicación en las siguientes soluciones:

– Cultivar los árboles apropiados en los lugares correctos es una de las estrategias costo efectivas para aumentar los sumideros de carbono (6).

– El manejo forestal sustentable (social, ambiental y económico) de todos los bosques nativos, tanto privados (10.407.263 ha) y públicos (4.337.847 ha) es la única herramienta para que estos se conviertan en verdaderos capturadores o sumideros de carbono atmosféricos y protejan la biodiversidad.

– Usar combustibles sólidos, tales como la leña, el pellet, las briquetas, las astillas, entre otros, como la bioenergía.

– Masificar la construcción de casas sociales de madera y energitérmicas.

Aunque a Chile le faltan reducir (7) y/o capturar 46 millones de toneladas de CO2, para convertirse en un país de carbono neutral (8), y cumplir la meta del 2050, no debería conformarse con este logro, ya que tiene el clima apropiado, suelos erosionados, bosques nativos degradados y la capacidad humana y tecnológica para convertirse en Carbono Negativo.

Notas y Referencias.

  1. El autor es Ingeniero Forestal de la Universidad de Chile. Doctor Ingeniero de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, España. Investigador del Instituto Forestal de la Sede de Valdivia y socio de la Sociedad Nacional Forestal (SNF). Correo electrónico: roberto.ipinza@infor.cl
  2. Bosques y Biodiversidad. Ipinza, Roberto; Barros, Santiago, de la Maza, Carmen Luz; Jofré, Paola y González, Jorge. Ciencia & Investigación Forestal Vol. 27 N° 1. abril 2021. https://doi.org/10.52904/0718-4646.2021.475   https://revista.infor.cl/index.php/infor/article/view/475/463
  1. PNAS October 31, 2017 114 (44) 11645-11650; first published October 16, 2017; https://doi.org/10.1073/pnas.1710465114
  2. Himlal Baral, Manuel R. Guariguata, Rodney J. Keenan.
    A proposed framework for assessing ecosystem goods and services from planted forests, Ecosystem Services, Volume 22, Part B, 2016, Pages 260-268, ISSN 2212-0416, https://doi.org/10.1016/j.ecoser.2016.10.002(https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2212041616303874)
  1. Política Climática de Chile. Ministra MMA, Carolina Schmidt. Ciclo de Conferencias de Cambio Climático. 1 de Julio del 2021.
  2. Economics of Carbon Sequestration in Forestry: An Overview. R. Neil Sampson and Roger A. Sedjo. En: Critical Reviews in Environmental Science and Technology. Edited by Roger A. Sedjo, R. Neil Sampson and Joe Wisniewski. 1997. S1-S8.
  3. Centro de Estudios Federico Albert. Jorge Serón. Ciclo de Conferencias de Cambio Climático. SNF. 1 de Julio del 2021.
    La neutralidad del carbono, significa que cualquier Carbono liberado a la atmosfera por la actividad humana se equilibra con una cantidad equivalente que se elimina. Convertirse en carbono negativo implica que una empresa, sector o país pueda eliminar o capturar más carbono de la atmosfera del que emite.
  4. La neutralidad del carbono, significa que cualquier Carbono liberado a la atmosfera por la actividad humana se equilibra con una cantidad equivalente que se elimina. Convertirse en carbono negativo implica que una empresa, sector o país pueda eliminar o capturar más carbono de la atmosfera del que emite.

Roberto Ipinza Carmona (1)
Presidente del Colegio de
Ingenieros Forestales
de la Región de los Ríos
roberto.ipinza@infor.cl